jueves, 12 de julio de 2012

Tiempo.

Vivimos demasiado deprisa. No creo que a estas alturas de la película nadie se vaya a sorprender ni a extrañar de esta expresión. Porque es la realidad. Vivimos tan deprisa que la mayoría de las veces nos dejamos por el camino muchas cosas buenas e importantes. Incluso en ocasiones sacrificamos nuestra calidad de vida por correr.

Yo voy a intentar cambiar eso. Creo que si uno se planifica y se organiza bien hay tiempo para todo, pero muchas veces no nos paramos siquiera a pensar lo que queremos o lo que nos gustaría hacer con nuestra vida y con nuestro tiempo.

El trabajo es importante, totalmente de acuerdo. Pero también lo es la familia, los amigos, los hobbies o incluso tener tiempo para simplemente pasarse las horas muertas mirando al techo del salón.

Ayer lo comentaba con unas amigas. Me da la sensación de que se me esta escapando el verano sin hacer nada. Sobre todo cuando tengo turnos de tarde (de 15:00 a 21:00), me da la sensación que lo único que hago en todo el día es venir a trabajar. Parece que las horas de la mañana no me dan de si y cunado me doy cuenta ya tengo que ponerme a comer para ir a la oficina.

Planificación. Ese tiene que ser el secreto. Seguro que si organizo mejor mi tiempo, tendré ocasión de hacer todo eso que me da la impresión que nunca puedo.

Tengo ganas de coger un día la cámara y perderme por ahí haciendo fotos. Quiero retomar mis intentos de aprender a patinar. Quiero volver al gimnasio. Quiero ir a la playa. Quiero salir a tomar un café con mis amigos y no perderme nada de lo que pase a mi alrededor. Quiero hacer los cursos que tengo pendientes. Y quiero sobretodo disfrutar todo lo posible de este verano. 

¿Utopía? Veremos....

A vosotros, ¿qué es eso para lo que os parece que nunca tenéis tiempo?


No hay comentarios:

Publicar un comentario