lunes, 2 de julio de 2012

Reflexiones de lunes.

Siempre he oído decir que un blog se va haciendo a si mismo con el tiempo, o más bien que quien lo escribe lo va dotando de forma según va desarrollándolo y va encontrando su manera de escribir. Hay veces que te propones unas metas y luego según pasan los días te van asaltando nuevas ideas e inquietudes que aunque no tengan mucho que ver con tu idea original, te apetece compartir con los demás. Hoy es uno de esos días. Vaya por delante que en ningún momento quiero entrar en temas ni debates políticos, lo subrayo para que quede perfectamente claro. Si alguien quiere entrar en ellos, yo me voy a mantener al margen.

Ayer por la noche la selección española de futbol se proclamó campeona de la Eurocopa 2012 y entró en la historia. No, esto tampoco va totalmente del deporte rey, que nadie se me asuste. Pero por algún sitio hay que empezar. Anoche, muchisimos españoles disfrutamos en grande del triunfo de nuestro equipo, en un partido y una final increibles contra ni más ni menos que Italia. Como enanos nos lo pasamos celebrando los goles de Silva, Jordi Alba, Torres y Mata. Y hoy nos hemos levantado y hemos madrugado para ir a trabajar con una sonrisa, porque nos han dado una alegría muy grande que nos va a durar una buena temporadita.

Pues bien, hay otra gente que no solo parece que no se alegra sino que además considera un error que otros disfrutemos así con los tiempos que corren. Hace poco tiempo, un par de semanas o así, también comenté en mi facebook personal este tema. Hice la siguiente reflexión en voz alta:

"Otra cosa que no entiendo, debo estar espesita hoy...

Resulta que con esto del rescate de la banca y todo el tema de la crisis, no me puedo alegrar ni pasar un buen rato viendo o celebrando el partido de Nadal, o deseando que llegue el jueves para poder ver como dios manda un partido de España de esta Eurocopa, o planificando mis vacaciones de verano, o siendo feliz así en general. 

Por si alguno andaba despistado, ya os lo cuento yo. Tenemos que estar todos renegados, odiando, discutiendo y criticando a otros todo el santo día. Y si no, es que te mereces todo lo que esta pasando y no tienes ni idea de como funciona la vida.

Pues vale. Seguiré viviendo al límite."

Ayer, durante el partido, me encontré en la red social Twitter con muchos comentarios similares, esta vez relacionados con que como podía la gente disfrutar tan ricamente del fútbol mientras se estaban produciendo los devastadores incendios de Valencia.

Vamos a ver, un poco de cordura señores y no mezclemos temas. Nada tiene que ver una cosa con la otra. Lo que esta pasando en la Comunidad Valenciana es desde luego muy duro, pero que yo me siente delante de la tele a ver un partido de fútbol o apague la tele creo que no va a cambiar demasiado la situación. Claro que comparto la preocupación, claro que no me es indiferente, pero ¿que quieren que haga yo desde el sofá de mi casa en Santander? Y pongo este ejemplo de manera un poco exagerada para intentar explicar mejor a que me refiero. Lo mismo pasa con la prima de riesgo, el rescate de los bancos y la subida de la luz. Por supuesto que son temas que me preocupan y de los que estoy pendiente, pero la diferencia esta en que a pesar de ellos INTENTO SER FELIZ. Y no me avergüenzo de ello.

Muchas veces me pregunto como hay personas que pueden vivir así, y me encantaría sinceramente que alguna de ellas me lo explicara. Discutiendo por todo, quejándose y criticando todo y a todos, pensando mal de absolutamente todo, pero siendo solamente esto lo único que hacen. Me parece un desgaste de energía tan innecesario y cansado y que debe quemar tanto que no lo entiendo, en serio. Porque además la mayoría de las veces estas personas lo único que hacen es eso, quejarse, pero de dar soluciones y aportar ideas para avanzar y mejorar nada de nada. 

Vuelvo al partido de ayer para explicar varias lecciones que creo que nuestros excelentes jugadores nos enseñaron ayer más allá del fútbol. En el último gol del encuentro, Fernando Torres tenía el balón en sus pies y la portería delante a tiro. Si marcaba ese gol se proclamaba máximo goleador del torneo. Lo tenía ahí mismo, al alcance de su mano, o más bien de su pie. ¿Y qué hizo en ese momento? Pues en ese momento, y en un acto de generosidad increíble decidió pasar el balón al compañero de su derecho y que fuese el quien se llevase la gloria. Eso se llama trabajo en equipo, se llama buscar el bien común y se llama creer en los demás. Se llama generosidad. Y quizá, si en nuestra vida diaria lo practicásemos un poquito más, nos iría mejor.
La otra lección que nos dieron es algo muy sencillo y que olvidamos con demasiada frecuencia: hablando se entiende la gente. La rivalidad entre los jugadores del Real Madrid y del Barcelona este año ha llegado a límites máximos. Pero durante esta Eurocopa han sido una piña, un bloque sólido gracias al cual han llegado al éxito y han entrado en la historia, que se dice pronto. Hace unos meses, después de uno de los enfrentamientos más duros entre ambas plantillas, hubo alguien que decidió dar un paso adelante y descolgar  un teléfono para intentar solucionar las cosas. Y hubo alguien al otro lado con las mismas intenciones. Esos dos jugadores son Iker Casillas y Xabi Hernández, y juntos han conseguido que aquellas diferencias que en un momento parecieron insalvables se hayan resuelto de la mejor manera posible. De aquí que cada uno saque sus propias conclusiones

Y con esto conste que no pretendo ni mucho menos dar lecciones de moralidad a nadie. Nada más lejos de mi intención. Pretendo explicar mi punto de vista sobre este tema. 

Yo, en mi caso, voy a seguir apostando por ser feliz y por disfrutar de las cosas buenas y bonitas que me ofrece la vida. Los problemas serios normalmente aparecen solos, así que mejor intentemos disfrutar mientras podamos y no nos metamos tan a la ligera en guerras ajenas.

¡Buen día a todos!

1 comentario:

  1. También me apunto a ser feliz y disfrutar de las cosas buenas y bonitas que me ofrezca la vida
    Sobre todo de ver crecer a mis nietos

    Isa, me ha encantado lo que has escrito

    ResponderEliminar