sábado, 16 de junio de 2012

A propósito de modas

Al hilo de la entrada de esta semana sobre egobloggers, traigo hoy un tema que me resulta cuando menos curioso, si bien no es un debate nuevo.

¿Somos víctimas de la moda? Viniendo hoy hacia la oficina (me ha tocado trabajar hoy, si), he visto en dos escaparates diferentes tanto prendas como complementos con detalles de calaveras. Y hablo de dos tiendas de las que llamamos "buenas", de las caras vaya.

Si hace un par de años nos dicen que las señoras de clase alta van a salir a la calle envueltas en detalles de calaveras no hubiésemos parado de reir en una semana. Y aqui está, todo un hecho y una realidad.

De ahí mi pregunta. ¿Estamos perdiendo tanto el norte con lo que los gurús de la moda nos dictan que atentamos hasta contra nuestros propios principios? ¿Por que no hacemos valer nuestros gustos y nuestra personalidad sobre algo que hasta hace poco hemos considerado que atentaba contra todas las leyes de la belleza y el estilo? Porque no nos enagañemos, hasta hace no demasiado tiempo la gente que vestía con ese tipo de elementos no era muy bien vista ni considerada. Corregidme si me equivoco.

El otro día hablando con unas amigas me comentaban que este año no encontraban ropa en ningún sitio, que toda la moda que viene para este verano es horrorosa. También lo he leído en algún artículo por la red. Y es que también depende donde mires. Las grandes cadenas de ropa, Zara, Mango, Massimo Dutti por nombrar algunas, se nutren de este tipo de mercancía porque es lo que la mayoría de la gente busca y demanda. Porque es lo que venden. A mi modo de ver la solución es sencilla: tenemos que buscar en otro tipo de establecimientos, pequeños comercios que buscan diferenciarse y traen unas propuestas más diversas. También en la red existe una amplia oferta de propuestas interesantes donde mirar, como por ejemplo Asos. A ver si investigo un poquito más el tema y os propongo unas cuantas alternativas en próximas entradas.

Creo que lo más importante a la hora de llenar el armario es tener claro lo que queremos . Yo por desgracia no suelo tener problema para encontrar cosas. Y así va mi economía. Para mi, como digo, el secreto esta en la variedad. Un pantalón por aquí, un bolso de aquella tienda de la esquina y los zapatos perfectos de la que esta tres calles más allá. Lo difícil es querer salir con el modelito solo entrando en una. Eso pasaba antes. Como todo, las cosas cambian con el tiempo y tenemos que cambiar también. Os prometo que no es tan difícil como parece.

¡feliz sábado, y felices compras!

1 comentario:

  1. Muy de acuerdo con esta entrada. Hay que tener claro lo que necesitamos y lo que nos sienta bien. Hay alternativas muy interesantes más allá de las grandes cadenas de moda. Más que comprar 'lo que se lleva' creo que debemos crear y ,antener nuestro propio estilo.

    ResponderEliminar